ARTÍCULOS AMERICAN SCHOOL

 

TRABAJO POR EL BIENESTAR Y EL DESARROLLO INTEGRAL DE NUESTROS ESTUDIANTES

Hemos sentido el respaldo en su totalidad, hay un porcentaje alto de padres que escuchan atentamente y ayudan a sus hijos a cumplir las normas para que el colegio cada día les ayude a crecer sanos emocional y conductualmente, acorde a las necesidades psicológicas del estudiante. Por tal motivo es muy importante que todos los padres estén unidos para que los niños hablen el mismo lenguaje ya que se va desarrollando una dinámica grupal teniendo en cuenta que cada persona adecúa sus estructuras a las exigencias de sus profesores. Nos damos a la tarea de comprender primeramente al ser humano con sus sistemas reguladores que lo impulsan a ser una persona madura siendo la labor de casa y el colegio fundamento para que el estudiante comprenda normas y se ajuste conductualmente a lo exigido por una sociedad. Los padres deben pensar que lo que el colegio exige es para que el niño aprenda a convivir en una sociedad donde todos somos diferentes tanto en la forma de actuar, de comportarnos y comunicarnos, unificar criterios tardaría mucho, pero no es imposible trabajar con todos aquellos que comprenden el significado de ser maestros armadores de vida. Por lo tanto, el colegio se interesa desde que los niños están pequeños a que los estudiantes armonicen comportamientos en el aula de clases aprendiendo a escuchar, hablar en voz baja, a no señalar a su compañero que hace preguntas, a no colocar sobrenombres, no hacer burla de los errores de los demás, a pedir perdón cuando hiere a alguien, a no interrumpirle a un compañero la clase, a que el niño se acostumbre a estar concentrado, no interrumpir mientras el profesor está dando explicaciones, ser responsable con sus tareas, por ningún motivo mentir, aprender a expresar sus sentires cuando algo no le guste; a su vez a discernir, cuando algo sabe que le puede hacer daño, decir no, a consultarle a sus adultos inquietudes y saber poner censuras a lo que no está bien.

Es importante que en casa comentarios de algún profesor o personal de la institución no sean de menosprecio o subvalor ya que delante de sus hijos la autoridad y el respeto que les merecemos deber ser recíproca y ejemplar para su vida futura. Siempre que un padre tenga una duda es preferible pedir explicación a un profesional. Uno de los factores que realzan la labor docente y que se encuentran en nuestra lista como primordial es la responsabilidad, frente a la puntualidad en los cuales sus horarios escolares de inicio, deben ser exactos, llegar a interrumpir sus clases es una falta con los otros que ya están concentrados además de ser propiciador de saboteo hasta volverse hábito porque los demás se reirán y en lo que respecta a la salida dejar que los chicos permanezcan más del tiempo establecido es una falta de consideración con aquellos quienes se deben retirar para seguir labores o irse a descansar. La casa se encarga de supervisar horarios de descanso en la noche y levantada temprano en la mañana para que el niño desayune bien y ser supervisado como va a su escuela, no enviarlo enfermo ni traerlo tarde. Así mismo, como en la puntualidad está el cumplimiento del uso de los uniformes adecuados y el uso justo del que necesita para los días establecidos, como también que no esté decolorado o roto. Los niños salen de sus casas y en el colegio observamos cómo los envían los padres. Los niños pequeños deben acostumbrarse a las mismas normas de todo el colegio ya que una vez llegan a la primaria que será en pocos años lo que no se aprende en esas edades es más difícil desaprenderlo por mal hábito, en años posteriores él debe tener introyectado todo el sistema de funcionamiento del colegio, no debemos estar perdiendo tiempo en aspectos que les compete a los padres, supervisar en sus casas el corte de cabello, los accesorios que trae o juguetes que no se han pedido que corren el riesgo de quedarse olvidados en el colegio. Pedimos a los papás varones motilar a sus hijos con todo el cabello alrededor de su cabeza de forma uniforme, corto, sin rasparle los lados, no hacer cortes de moda sin saber por qué ni de dónde se inició ese tipo de cortes. Los adultos eligen sus formas de vida cuando tienen un libre albedrío, los niños no eligen sus padres que en oportunidades pueden confundirlos con la información que les dan sobre modelos equivocados y sin saber que toda mala conducción tendrá sus consecuencias. Agradecemos apuntar por lo que el colegio supervisa y califica para obtener unos comportamientos correctos de estudiantes desarrollados de la mano de padres y profesores bien intencionados. Dios los bendiga y guíe sin huir de una gran responsabilidad de amor.

Miss Myrna Marquez, Febrero de 2017

 

 

LA NUEVA ESCUELA

Por mucho tiempo nos llamaron “colegio de niños especiales”, no como un reconocimiento, sino como una sentencia descalificante porque implicaba que nuestros población estudiantil estaba conformada por chicos deficitarios, retardados y enfermos. Nunca le dimos importancia a dicha etiqueta porque teníamos claro quiénes eran y son nuestros estudiantes. Teníamos claro que hay dos maneras de educar, la de escuela agonizante y la de la nueva escuela. La primera se esfuerza por vincular individuos ajustados al mítico molde de la normalidad, lo cual se alcanza excluyendo a los seres humanos con base en su apariencia, forma de hablar y ritmo de aprendizaje. Por el contrario, la nueva escuela comprende que todos somos diferentes, unos altos, otros bajos, algunos hábiles en las matemáticas y otros en las artes, con potencial para sobresalir en algunos ámbitos, pero carentes en otros. Por lo cual, no educa al estudiante orientándose por criterios de “normalidad”, sino desde el hecho de que no existen seres “especiales”, “genios” o “normales”, sino niños y jóvenes, todos capaces de aprender y realizarse.

Hemos sido gestores de la nueva escuela en el área metropolitana de Barranquilla y nos gozamos al ver a algunos de nuestros egresados triunfando en la educación superior, jóvenes que cuando niños llegaron a nuestras aulas después de haber sido rechazados en otros colegios porque no encajaban en la “normalidad”. También nos llena de alegría que sus compañeros de primaria y bachillerato se destacan en las universidades de Colombia y el mundo, algunos becados por su excelencia académica.

La nueva escuela se esfuerza en preparar al estudiante para el mundo, de ahí nuestro afán por los idiomas, primero el inglés, luego el francés y ahora el italiano. Queremos que nuestros egresados estén en condiciones ventajosas de competencia porque, además del cálculo, la historia y la química, poseen las destrezas lingüísticas para moverse sin dificultad por el mundo, como lo están haciendo nuestros egresados que estudian o ejercen su profesión en Suiza, Francia, Italia, Estados Unidos, Canadá, Polonia, India y Malasia, al igual que lo hacen nuestros egresados que sobresalen como estudiantes y profesionales en las universidades y empresas de Colombia.

Para terminar, deseamos compartir que recientemente fuimos visitados por dos familias procedentes de dos lugares distintos de Colombia. Una no conoce a la otra, pero tienen un factor común, el haber tratado a nivel empresarial y social con uno de nuestros egresados (una de ellas con un graduado en la promoción 2006 y la otra con uno de la promoción 2007). Después de algunos años de relación con ellos, concluyeron que sus hijos debían ir al mismo colegio al que ellos fueron, por eso se desplazaron desde diferentes puntos de la geografía nacional para conocer qué es lo que sucede en la nueva escuela que se desarrolla en el American School y cómo pueden sus hijos ser formados en ella. Si esto significa ser un “colegio de niños especiales”, nos enorgullece serlo. ¡Vivamos con pasión la nueva escuela!

Mr. Javier Emilio Valencia, octubre de 2015

 

LA PERFECCION DEL SER HUMANO NO SE VE, NI SE HACE, SE TRANSMITE

A medida que pasa el tiempo se hace más evidente que hemos construido un sendero que conduce al final de algún camino sin retorno, aunque intentemos desechar o deshacer lo que en su momento parecía perfecto.

La seguridad del hoy nos mantiene despiertos para evaluarnos pensando que fue un día maravilloso, porque nos esforzamos tratando de hacer lo correcto y con pesar el tiempo nos contradice mostrándonos el peso de lo que hicimos.

Son los errores lo que al ser humano lo impulsa a mostrar su grandeza que constituye el verdadero sentido de seguir construyéndose, creyendo que su gran valor esta en la capacidad de levantarse del mismo abismo donde cayó, volviendo a confiar, obsequiando un saludo sincero, o volviéndole ayudar.

Esta institución trabaja con sus docentes, estudiantes y todo el personal en general con esa filosofía de base, y de allí arma sus esquemas de trabajo administrativo, educativo y social.

Lo que nos lleva a fijarnos metas alcanzables y medibles, conduciendo de la mano a todos, compartiendo lo que sabemos, enseñando a hacer frente a los problemas no evadirlos, limpiar corazones, abolir arrogancias innecesarias ya que las caídas son más fuertes desde las alturas.

Marcando la diferencia, desde el crear propuestas y criticas que construyen, no es tarea fácil porque cuando se analiza la historia de las personas, cada una de ellas ha tenido hogares con procesos de vida poco afables o vidas traumáticas y vuelven a repetir comportamientos, en las formas de tratar a sus hijos o a las personas que las rodean, pero tampoco es titánica, es solo buscar dentro de si el amor que todos tenemos para resolver situaciones difíciles, cuando decidimos poner punto final al trauma, cuan complejo es descubrir lo que somos capaces, desde el poder mental y espiritual que desarrollamos primero dentro de nosotros con la practica de esos valores y después con los demás para entregar al unísono las melodías exactas para vivir una vida mejor.

La autoeficacia del individuo conlleva a que pueda autorregular sus acciones y dirigir propositivamente sus pensamientos hacia la construcción de un mejor ser humano.

El vivir el egocentrismo y el ensimismamiento pensando que la vida del otro no me pertenece por lo tanto lo ignoro o lo agredo, ha hecho a una sociedad egoísta, poco sensible y frágil, porque su nivel de afrontamiento es la agresión y no la discusión sin ofensa.

El colegio es un gran escenario para aprender a captar emociones a flor de piel, para interrelacionarse y de la tolerancia que en sus espacios puede ayudar a diversificar a sus educandos a no pensar no solo en si con el cumplimiento de un deseo o de engrosar el ego si no de acompañar y aceptar acompasar un paso hacia adelante.

Compartimos desde hace 26 años con familias que en su molécula estructural triangulan el alma, el cuerpo y el espíritu hacia la conservación de una sociedad igualitaria, armónica y pacifica, hecho que se demuestra con estudiantes que estudian becados en las prestigiosas universidades del país y del exterior, sus ubicaciones como trabajadores en empresas importantes y aún en los estudiantes que han sido retirados obteniendo sus cupos en las clases correspondientes o siendo promovidos, padres interesados por que los niños que permanecen en el American vayan a hacerle compañía a sus hijos en los nuevos colegios donde los matricularon, tal sinónimo que no han sido recibidos como lo esperaban, esto ha hecho la diferencia porque así construimos la paz ya que ella se vive en el aula de clase, con quienes nuestros docentes se expresan con amabilidad con rectitud y bondad en el momento de analizar con los niños y niñas una situación donde estos tengan que salir con una consecuencia acorde a sus actos.

Por lo que no hemos permitido abusos ni faltas de respeto de parte de sus compañeros, a pesar que hoy en día el uso de las redes les han permitido traspasar las fronteras del respeto por el otro, insistimos a los padres que preparen a sus hijos fortaleciendo sus estructuras de pensamiento y defensas acorde a las edades que ellos tienen, o sea que son ellos mismos quienes tienen los referentes para no permitir ser abusados.

Cuantos niños han pasado por nuestra institución siendo ignorados, abandonados por sus padres ya que los niños se han quejado de tales maltratos y cuando se les cita a que asistan a sus hijos en el colegio, evaden y desdibujan la realidad hasta darnos cuenta que el otro padre del niño (hombre o mujer) ha sido anulado con mentiras para que no intervenga, comprendiendo que esas vidas siempre han tenido escudos.

Desde esta perspectiva el colegio difunde un mensaje a todos sus profesores, de ser muy cuidadosos con las observaciones que se hacen a los padres, respetando a su vez cuando no hay cumplimiento en los hogares de las normas que el niño debe vivir en el colegio, en ese orden cuando es lo contrario porque son los docentes quienes incumplen también los captamos y ajustamos para que no siga sucediendo.

Tratamos a nuestros docentes con respeto, deferencia y mucho amor esperamos de ellos el mismo favor siempre con el pensamiento, de que lo que demos obtendremos por lo que ustedes como autoridad de sus hijos observan sus comportamientos y pueden deducir, que están recibiendo de nuestro colegio.

Valga resaltar el trabajo que día a día re direccionamos con los docentes para que el servicio prestado a sus estudiantes mejore. Razón por la que siempre estamos atentos a los comentarios de los padres interesados en contribuir a sus hijos en el disfrute de un colegio excelente. Cada sugerencia y recomendación es estudiada en comité con los profesores, como sucedió en la mañana de hoy con algunas inquietudes planteadas por algunos padres en cuanto al manejo de los controles, la asignación de tareas, el orden y las vigilancias. De este ejercicio se desprendieron las estrategias a emplearse para el mejoramiento de la calidad del servicio. Los profesores se comprometieron a ejercer todos los controles en sus clases, sobre todo en las áreas en que estos habían mermado. Las directoras harán seguimiento dentro del aula de clases y Mr. Javier monitoreará todos los aspectos relacionados con los ajustes identificados gracias a los aportes oportunos de un grupo de padres vinculados proactivamente con el colegio de sus hijos.

Si la experiencia nos ha calificado como un colegio de excelencia el tiempo nos demuestra que día a día nos construimos al lado de personas adultas, afables, poco o nada conflictivas porque comprenden que llevar una tarea a nivel social requiere de esfuerzo para unir pensamientos, ideas, criterios que confluyan en el cumplimiento del bienestar individual.

El comprender a personas que escriben o hablan agrediendo nos pone de frente a la situación de intolerancia que viven nuestros niños, reclaman, exigen y no les gusta que a sus hijos les pongan normas nos lleva a hacernos muchas preguntas y entre ellas, será que recibirán de la misma medicina, jóvenes desobedientes, irreverentes que calculan como evadirse y mienten a tempranas edades; de allí que una comunidad educativa se determina con personas lindas de corazón que siembran amor en sus hijos dando buen trato sin arrogancia cuando requieren a sus profesores, sin agresiones ante los defectos de los demás porque por mucho que ajustemos nuestros comportamientos nunca seremos perfectos.

Por otra parte y a través del tiempo cuando sus hijos en sus casas escuchen lo positivo, lo bueno haya corrección y mano dura cuando sea necesario podrán decir soy un ser humano mejor que mis antecesores, menos violento, menos agresivo, menos juzgador, menos, menos… pero más comprensivo, más autorregulado.

Habrá colegios perfectos, establecimientos perfectos, sociedades perfectas porque es que el ser humano desde su imperfección se convierte en compasivo al ver al otro como un ser valioso cuando este le ha aportado grandes ejemplos, enviándole mensajes de humildad de allí se desprende el sentido de un ser espiritual…

Cada institución tiene sus fortalezas que lo han determinado y encumbrado hasta donde están, por lo que hace que sus debilidades pertenezcan al fuero del trabajo cotidiano que cada día se va filtrando.

Les invito a creer que no todo lo que brilla ni todo lo que se muestra es lo que hace la realidad de una institución, porque aquello se llama currículo oculto y hace parte del entramado escolar de todos los colegios del mundo, lo que un colegio tiene de fortaleza el otro lo tiene de debilidad más bien permita que sus hijos obtengan raíces de moralidad, bienestar y aprendizaje de peso para desempeñarse eficazmente en la vida, para que obtengan seguridad y estabilidad.

Deseo dejar abiertas estas palabras para que cada uno se atreva a continuarlas con sus propios pensamientos, ideas de vida y peticiones que nos ayuden a crecer y a seguir creyendo en el ser humano que está en nuestras manos como grandes educadores y con su bendición.

Miss Myrna Maruqez, noviembre de 2014

TAL CUAL COMO SE CREA EN LA IMAGINACION SE RECREA EN LA PRÁCTICA

Es atreverse a hacer un recorrido imaginario dentro de una realidad educativa que representada por propósitos, disciplina y desarrollo de una misión coherente a las exigencias actuales de la sociedad a ultranza demuestra la valía de hacer las cosas bien hechas.

Presentamos una institución educativa llamada American School, que al abrir su libro refleja lo prolijo de sus acciones y contenidos pedagógicos complementada por la preeminencia del desarrollo de valores que se plasman en el comportamiento de nuestros estudiantes. En el colegio se desarrollan cuentos que no han escrito su final sino que el escenario que se les presenta impulsa a que sueñen y venzan sus impedimentos.

Es a través del vínculo estudiante-maestro que establecemos una fuerza de trabajo cooperativo haciéndolos parte de nuestra identidad, una fuerza indisoluble que logra penetrar lo interno del ser humano, nudo que se construye en la comprensión, el amor y la ayuda mutua direccionando los procesos pedagógicos que rigen la esencia del trabajo en la escuela.

Establecer un equilibrio entre los alcances de la organización educativa que mantiene los aspectos que conforman la columna vertebral que soporta la gestión, cumpliendo las necesidades de aprendizaje tanto académicas como personales de nuestros estudiantes y el acompañamiento a las familias fortaleciendo los lazos vinculares para lograr la integralidad de la formación.

Comprender y sintonizar las necesidades de la comunidad educativa del American School con la estructura organizativa de la institución desde el punto de vista de nuestra misión, enriquecido con el poliglotismo que ha transformado las culturas a una sola nuestra globalizada, en nuestro propósito coherente con los compromisos que implican educar a las nuevas generaciones de la ciudad de Barranquilla desde los aspectos reguladores y motivacionales de vida; presentar un grupo de acciones que conforman una relación vincular de mucho empeño, dedicación y fortalezas.

Miss Myrna Maruqez, octubre de 2014